Ventajas de porqué alojarse en un hotel boutique en Ibiza

spa_2
  • Comentarios desactivados

En los últimos diez años aproximadamente, la oferta de alojamiento hotelero en Ibiza ha experimentado un importante crecimiento, en lo que respecta a hoteles boutique y con encanto (como es, el hotel Ses Pitreras).

Este aumento se debe, sin duda, a la fuerte demanda de este tipo de hotel, a un cliente más exigente que busca algo especial y por los servicios que ofrecen. Veamos pues, las ventajas y benefecios que aporta alojarse en un hotel boutique con respecto al gran hotel clásico de playa.

Como el hotel Ses Pitreras, son hoteles pequeños, entre seis y quince habitaciones (en nuestro caso siete habitaciones). Por lo tanto mucho más íntimos, muchos viajeros agradecen la privacidad y discreción que ofrecemos, frente a hoteles de cien o más habitaciones.

El trato recibido, la atención es totalmente personalizada. Existe una relación mucho más directa entre el cliente y el hotel. Siempre se atiende a las necesidades o sugerencias de forma directa y personal. Al cliente se le cuida. Se le mima. Se le escucha.

Otro de los puntos fuertes, y que también valoran los clientes, es el ambiente de tranquilidad de este tipo de propuesta de alojamiento. Siempre se da mucha importancia al diseño y a la decoración. Espacios coquetos. Cada esquina tendrá ese detalle de calidad, eso que lo hace único. Servicios que marcan la diferencia, siempre con un escalón por encima. Apreciarán el gusto por los detalles.

El servicio es, sin duda, otra de las ventajas frente a otro tipo de hotel. Se ensalza la calidez, el detalle y la personalización. El servicio no se ajustará únicamente al hotel. Al cliente se le ofrece un servicio de concierge más amplio. Se le ayudará y guiará en lo que necesite, información de lugares de interés, playas y de todas aquellas actividades y eventos que se puedan realizar en Ibiza. Ses Pitreras, además cuenta con un SPA donde podrá disfrutar de un relajante Circuito de SPA, con piscina de hidromasaje, chorros de cervicales y cascadas de Agua y un servicio de restauración, desayuno a la carta y un gastrobar.

Además siempre, sin perder la perspectiva de que nuestro cliente quiere sentir que está en Ibiza. Por ello todo lo comentado anteriormente, se hace con ese fondo y aires de Ibiza. En el caso de Ses Pitreras, la casa donde se encuentra, es un edificio ibicenco de los años 70 y cuantos detalles que conservan siempre con el espíritu de la isla blanca.

La satisfacción del cliente, de nuestro visitante, huésped, es nuestro primer objetivo.